Causa de las fotocopias: ¿Una “operación” para ocultar los problemas del gobierno y debilitar a Cristina?

Las denuncias por los aportes truchos en las últimas campañas electorales de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires se multiplican, sin embargo la Justicia avanza a paso lento con muy pocas medidas efectivas, a pesar de que la falsificación de aportes, la suplantación de identidad y hasta la afiliación irregular de personas está comprobada. Además, un informe del periodista de La Nación, Hugo Alconada Mon, habla de un total de 1.500 millones de pesos utilizados por la Alianza Cambiemos en la elección presidencial del 2015, de ese número sólo 160 millones fueron oficializados por los responsables económicos de la Alianza que llevó a Mauricio Macri a la Presidencia. 

Con el escándalo en desarrollo y las denuncias de muchos candidatos de Cambiemos que figuran como aportantes que no aportaron y hasta la aparición de dirigentes de otros espacios políticos que también habrían demostrado generosidad para colaborar económicamente con Cambiemos, se sumaron empresarios que, tras sus aportes, están siendo beneficiados con contratos del Gobierno de Buenos Aires. El detalle de las irregularidades resulta largo y tedioso, pero las denuncias están acompañadas de pruebas irrefutables. 

En ese contexto, apareció una nueva investigación judicial en base a fotocopias de cuadernos en el que Oscar Centeno, ex chofer del ex funcionario del ministerio de Planificación Roberto Baratta, apunta con minucioso detalle, prolijidad y calidad literaria, el pago de coimas. Curiosamente, la causa, con elementos que se conocieron en abril pero que se da a la luz en el momento más complejo del gobierno, está en manos del principal hombre de los mandados judiciales que tiene el oficialismo: el Juez Claudio Bonadio. 

El caso de las fotocopias deja mucha tela para cortar. Los cuadernos originales no aparecen y nunca lo harán. Ya que el ex chofer, Centeno, reconoció haberlos quemado. Quienes conocen de “operaciones” dicen que esta metodología se utiliza para evitar el peritaje que determine el tiempo en el que fueron escritos, entre otras cosas. A pesar de ese detalle no menor, el Juez Bonadio convalidó la prisión preventiva de los apuntados en esas anotaciones. 16 empresarios y ex funcionarios están detenidos y permanecerán en esa situación ya que se les negó el pedido de excarcelación. 

La veracidad de lo dicho, la posibilidad de llegar a algo concreto, el apego a la justicia, son hechos menores en la causa, u operación, que está en marcha. Queda claro que el objetivo primario es tapar el escándalo que sacude a Cambiemos y minar las chances electorales de la única opositora que crece a la par que las dificultades económicas del país también lo hacen: Cristina Fernández de Kirchner.

De hecho, las detenciones y los circos mediáticos de los medios afines al oficialismo van en una sola dirección: ubicar a Cristina Kirchner como la continuadora de una red de corrupción inventada por Néstor Kirchner. Hasta el propio Juez Bonadio se anima a aventurar esa hipótesis. Todo lo demás es secundario, esa es la idea que se quiere instalar en el imaginario colectivo. Y con esa intención fue citada a indagatoria para el próximo 13 de agosto. 

El oficialismo lee bien las encuestas y mejor la percepción de la calle: Cristina está volviendo y las chances de ser nuevamente presidenta en el 2019 van en aumento. La operación que puso en marcha Bonadio estaba pensada para otro momento, más cercano al proceso electoral del año próximo, reconocen periodistas que actúan como voceros del macrismo.

Las causas de los aportes truchos, la situación económica y el crecimiento de Cristina los obliga a quemar las naves ahora. Si pueden lograr que esta causa avance, el próximo paso será negociar con el peronismo, que le responde al senador Pichetto, para dejar a Cristina al borde de la detención. La última carta que están dispuestos a jugar. 

Para esto, desde el oficialismo, con sus vertientes mediáticas y judiciales, miran de reojo la situación de Lula en Brasil, el dirigente que sería el próximo presidente de Brasil si lo dejan en libertad. Y en Cambiemos empiezan a pensar que no tendrán más remedio que repetir la situación del país vecino, o prepararse para perder las elecciones. 

(Visited 82 times, 1 visits today)
OTROS TITULOS

You may also like...