El miedo a Cristina: la confesión de Lanata, el enojo del presidente y la candidatura de Randazzo

Jorge Lanata cree tener legitimo derecho a ser parte de las decisiones importantes del universo Cambiemos. Se sabe un hombre que jugó fuerte para que Macri sea presidente. Y en ese juego rifó el poco prestigio que le quedaba, desde que decidió pasarse al bando de los que criticaba. Alguna vez fue una especie de faro para toda una generación de periodistas.

Un buen día Jorge Lanata decidió que Clarin era “el mas débil” frente al gobierno Kirchnerista, y entonces fiel a su costumbre de “defender a los menos fuertes”…se hizo escriba de Clarín. Y como el multimedios necesitaba que Macri sea presidente, se hizo macrista. Eso sí bajo la consigna de que se iría del país cuando todo volviera a la normalidad.

Su mayor muestra de militancia la dio junto a Lilita Carrio, montando una burda operación de prensa para minar las chances de que Anibal Fernández sea gobernador. Algunos militan charlando con vecinos, pegando afiches o pintando paredones…Jorge arma operetas. Cada uno hace lo que puede, cuando de militancia se trata.

 Para él, la normalidad era un gobierno de Cambiemos mostrando aristas de humanidad en los primeros dos años, para asegurarse un triunfo electoral contundente en las legislativas de medio término; y entonces sí, con el congreso de su lado, vendría el prometido ajuste y los negocios para los amigos, y todo eso que decía “la campaña del miedo”. En ese universo de paz Cristina Kirchner estaría presa y el Kirchnerismo borrado de la faz de la tierra. Esa era la hoja de ruta original.

Pero algo salio mal para jorge.

Se ilusionó cuando el gobierno de Cambiemos ordenó la prisión, al margen de la ley, de Milagro Sala. Entendió que era un globo de ensayo. Lo de Cristina podría ser igual de fácil. Pero no contó con que el macrismo se sorprenda con el impensado acompañamiento de Pichetto, Massa, Urtubey, Abal Medina, Bossio, el movimiento Evita y otros sectores variopintos. De golpe tenían los votos y el acompañamiento para garantizar el ajuste. Entonces adelantaron el proceso y arrancaron antes.

Ademas, se convencieron de lo que decían los desertores del Kirchnerismo: Cristina había dejado de existir políticamente. Y se relajaron. Hicieron todo mal, para Jorge. Entonces, habló con el presidente para recordarle que la campaña que habían ideado, el equipo de cambiemos y los hombres del “periodismo de guerra”, incluía la prisión de Cristina. De hecho, era la parte sustancial de lo hablado.

Macri no estuvo de acuerdo, dicen que le dijo, palabras mas palabra menos, que si en el mundo no veían con buenos ojos que Milagro estuviera presa sin pruebas de nada, sería más difícil contar una detención de la ex presidenta sin que ni siquiera tengan la convocatoria a un acampe para detenerla. Ademas, Bonadio, Marijuan y compañía hacían los deberes buscándole, desesperadamente, la quinta pata al gato, y no la encontraban. Le pidió calma y lo tranquilizó.

Hasta que con las elecciones encima repararon en que Cristina les va a ganar Buenos Aires. De allí el enojo de Jorge con Mauricio, por no haberle hecho caso, y de allí el enojo del presidente con sus amigos del Frente para la Victoria por venderle una realidad interna que no existe. En el peronismo manda Cristina. Ahora todos lo saben. A cambio los muchachos, para quedar bien, ofrecen la candidatura de Randazzo. Y Jorge sale a contar sus charlas con el Presidente, para que todos sepan que él sí vio venir el problema, y ofreció la solución.

“Si vamos a interna con Cristina, como Cambiemos y el Frente Renovador tiene lista única sus electores pueden ir a votar a Florencio y con eso podemos sacarla del juego, o debilitarla si terminamos cerca”, cuentan que dicen los operadores de Randazzo. Para Marcos Peña y Duran Barba la jugada es buena, tener un candidato jugando la interna del Frente para la Victoria no esta mal, como estrategia.

Lanata no piensa lo mismo, además desde que contó en Intratables su charla con Mauricio, este no le devuelve las llamadas. No le gustó que quede en evidencia que él maneja a muchos jueces. No le preocuparía el tema sino fuera porque cualquiera se puede dar cuenta  que son esos jueces lo que dictan los sobreseimientos en las muchas causas que tiene.

(Visited 118 times, 1 visits today)
OTROS TITULOS

You may also like...