Los Jubilados Autoconvocados, la campaña del miedo y la imagen que nos persigue

Hay preocupación en la mirada de los jubilados. La incertidumbre de las mayorías también los aqueja. Sobre todo a aquel universo al que acostumbramos llamar “la mínima”, que son los que ganan menos. En Bariloche empezaron a protestar, por la atención del PAMI, por la quita de medicamentos, y por esas cosas que hacen que todo se vuelva mas difícil, mas engorroso y burocrático. El Estado en su peor papel, en el de convertirse en una molestia para los vulnerables. 

Una Concejal, Ana Marks, tomó la iniciativa y presentó un proyecto para declarar la emergencia de los derechos y garantías de los adultos mayores. Y hasta el Concejo fueron los Jubilados Autoconvocados, portando carteles, con mensajes para quién identifican como el causante de la delicada situación de muchos: “Señor Macri, no nos robe nuestros derechos adquiridos con nuestro trabajo”, “Gobierno 2017 sin corazón”. 

Afuera hace frío y de alguna radio con volumen alto llega una voz que interpreta un tango: 

“Cuando la suerte qu’es grela
Fayando y fayando
Te largue para’o
Cuando estés bien en la vía
Sin rumbo, desespera’o
Cuando no tengas ni fe
Ni yerba de ayer
Secándose al sol”

Una jubilada habla en nombre del grupo y vuelve sobre una imagen. Latente y cercana. La imagen de la desesperanza y el desánimo: el cuerpo de un jubilado sobre las escaleras de las oficinas de Anses en Mar del Plata. Dirán que tenía “otros” problemas, que estaba deprimido y otras escusas. Pero en el fondo todos saben que nadie elige suicidarse en una oficina pública donde estaba realizando un trámite. El simbolismo es otro. Y Verónica Eastman, la jubilada que habla en nombre de todos, lo menciona. “Que una persona decida suicidarse ahí es simbólico. Eso no puede pasar desapercibido”, dice.

La imagen nos seguirá por mucho tiempo, y hasta los que todavía no llegamos a ese estadio de la vida pensamos en qué ocurrirá con nosotros si no somos capaces de frenar a tiempo todo este absurdo. Y la imagen nos asusta, porque nos ponemos inconscientemente en ese lugar. Mientras tanto, un grupo de jubilados quiere hacerse oír, y a lo lejos, bajito, la letra del tango gráfica la imagen que nos acompaña todavía.

“Cuando estén secas las pilas
De todos los timbres
Que vos apretás
Buscando un pecho fraterno
Para morir abraza’o
Cuando te dejen tirao
Después de cinchar
Lo mismo que a mí”

Hay gente que la esta pasando realmente mal, ¿quién se anima a decir que no es así?. El aumento en las tarifas, los medicamentos sin cobertura y precios escandalosos, la desocupación que golpea fuerte a todas las familias, y lo peor: el futuro. En el horizonte asoma el viejo fantasma de las AFJP. Sí, los mismos que les robaron a los jubilados antes quieren volver, a hacer lo mismo. Campaña del miedo, dice un funcionario de Cambiemos. Puede ser, pero cuando se decía que aumentarían las tarifas, ajustarían o devaluarían decían lo mismo. Y al final sucedió.

La Declaración de Emergencia se aprueba por unanimidad. Ahora queda enviarla al Ejecutivo nacional y a la Cámara de Senadores. A la salida, escucho que un jubilado le dice a otro: “andan diciendo que si Cristina gana vamos a perder todo lo que Macri nos dio”. Y los dos se ríen, con ganas. Se suman otros, y las carcajadas me siguen mientras me alejo pensando en lo frágil que es nuestra linea de valores, como país, si alguien en tan sólo un año y medio puede poner al borde de la desesperación a miles que sufren necesidades, para darle más a los que siempre les va demasiado bien.

 
(Visited 145 times, 1 visits today)
OTROS TITULOS

You may also like...