Una medida inhumana que pinta un gobierno: quitarle la pensión a quien la necesita

Las denuncias y la desesperación de los afectados se multiplica en todos los rincones de la argentina en donde el ministerio de Desarrollo, que conduce Carolina Stanley, aplica el recorte poniendo en práctica un decreto de los años en los que la presidencia estaba a cargo de Carlos Menem.

Quien posea un auto, tenga casa, un cónyuge que perciba una jubilación, o un tutor que gane más de 20 mil pesos pasó a ser, con la aplicación de este decreto, alguien que se aprovecha del sistema para cobrar algo que no merece. 

No tienen en cuenta, los ideólogos de esta medida, que una persona con discapacidad, por su sola condición , tiene gastos que superan en mucho a los demás. Pañales, rehabilitación, prótesis, terapeutas, actividades integradoras, medicación. En muchos casos los poco mas de 4 mil pesos no alcanzan para cubrir los gastos básicos.

El daño ya está hecho, han demostrado un grado de perversión tan grande, que fue necesario escuchar al presidente de la Comisión Nacional de Pensiones diciendo que “una persona con Síndrome de Down no tiene que cobrar la pensión porque puede trabajar”, para darnos cuenta de lo que es capaz de hacer un gobierno inhumano e insensible cuando se lo propone.

Es probable que existan pensiones que estén mal dadas, pero eso no implica que se deban dar de baja al azar, para que el que crea que la necesita tenga -casi- que volver a tramitarla, sabiendo toda la burocracia que debe seguir un trámite hasta que sea aprobado. 

Dejaron sin un ingreso, mínimo e irrisorio, a miles de personas que no tiene nada. Que están totalmente desprotegidas, que ni siquiera saben a donde ir para demostrar, de nuevo, que tienen una discapacidad. No pensaron en el daño, no sólo económico, también  moral y psicológico, que les provocan cuando los equiparan a delincuentes que se aprovechan de algo que no merecen. 

Es probable que el sistema de “prueba y error” que siguen en cada medida controversial que toman , los haga recapacitar y revisen lo que están haciendo. Es probable que alguno de ellos sienta remordimientos a la hora de dormir, pero tendrán pendiente el pedido de disculpas a los que han ofendido sin ningún motivo. Aunque, para ellos, el daño ya está hecho. Y no tiene remedio.

(Visited 105 times, 1 visits today)
OTROS TITULOS

You may also like...