Flavors: una de las causas emblemáticas de corrupción en Río Negro llegó a Juicio

En Julio de 2008 la ex Defensora del Pueblo de Río Negro Ana Piccinini presentó una denuncia penal por presuntas irregularidades en los alimentos que la empresa Flavors le proveía al Estado rionegrino y que tenían como destino los comedores escolares de la provincia y los hogares incluidos en el programa “Comer en Familia”.Tras nueve años de vacilaciones judiciales esta semana comenzó el juicio de los seis imputados.

Bajo el delito de “estafa” en concurso ideal con “defraudación en el cumplimiento de los contratos y con administración infiel, todo ello en perjuicio de una administración pública”, están imputados los ex ministros Alfredo Pega, Cristina Uria y Adriana Gutiérrez, funcionarios del radicalismo que gobernó hasta el 2011. También están procesados, como coautores de “estafa en concurso ideal con defraudación en el cumplimiento de contratos” y como “partícipes necesarios del delito de administración infiel en perjuicio de una administración pública”, los empresarios Máximo Vicchi, Javier Matas y Daniel Fernández. 

Las audiencias comenzaron este lunes y se extenderán hasta el 17 de noviembre. Se espera que alrededor de 50 testigos sean llamados a declarar ante el Tribunal integrado por el camarista penal Marcelo Chironi y los civiles María Luján Ignazi y Ariel Gallinger. 

El juicio comenzó con la lectura de los hechos y las acusaciones a ex ministros y empresarios. Los seis imputados estuvieron presentes. 

Daniel Fernández fue el único imputado que prestó declaración, en su calidad de representante de la empresa Mazzili en un momento y luego de Flavors. Respecto a las muestras de alimentos que eran enviadas al entonces ministerio de Familia que conducía Alfredo Pega, dijo que una vez que Salud los consideraba aptos para el consumo “nos habilitaban. Venían los productos de Mendoza a Roca y eran distribuidos con sus respectivos remitos en las escuelas”. Una vez realizada esta actividad dijo que él mismo traía los remitos con las facturas a Viedma para dar inicio al trámite administrativo. Consideró que la empresa cumplió con la distribución acordada. 

Luego fue el turno de los peritos propuestos por la defensa de los imputados. El bioquímico de Viedma Ezequiel Itzkof, que visitó la planta Flavors en Conesa convocado por el entonces juez de Instrucción, Pedro Funes, no recordó haber detectado alguna anomalía en relación a incumplimientos de normas de seguridad, higiene y condiciones de los alimentos observados en la planta.

También declararon la contadora Evelyn Rousiot, el ingeniero químico Juan Alejandro Segura y el médico veterinario Roberto Otroski.

En la audiencia del martes el Tribunal escuchó a los ex empleados de la ex empresa Flavors: Julio Akin, Ricardo Vega y Ariel Calderón. Basaron sus testimonios en las referencias al desarrollo de las actividades en la planta desde las áreas que ocuparon cada uno, y admitieron mantener reclamos laborales con la ex empresa.

Según relata el Diario Río Negro en su edición de hoy, “Consultado sobre las condiciones de la planta de donde salían los alimentos para toda la provincia, Calderón señaló que no eran buenas las condiciones de higiene y que había gorgojos en los alimentos. Con esta presencia coincidieron los otros dos testigos y detallaron que esos también llamados fitófagos que se nutren con alimentos vegetales y algunos son plagas dañinas para la agricultura eran separados de los alimentos que los contenían y colocados en bolsas. Luego la gente de limpieza los retiraba. Uno de los testigos sostuvo que se hacían controles en la planta”.

El Tribunal escuchará también el testimonio de alrededor de 30 personas, entre los que se encuentran más ex empleados de Flavors, docentes, directoras de escuelas, porteros y cocineros que utilizaron estos productos en los comedores escolares.

(Visited 206 times, 1 visits today)
OTROS TITULOS

You may also like...