Justicia macrista: Angelo Calcaterra confesó un delito y se fue a su casa

El juez Claudio Bonadio volvió a demostrar que la justicia no es igual para todos. El primo del presidente Mauricio Macri, Angelo Calcaterra, se presentó este lunes en tribunales, confesó un delito y se fue a su casa como si nada hubiera ocurrido. Y no sólo eso, además se sentaron las bases para que pueda pasar de coimero a víctima de extorsión, en la causa iniciada con las fotocopias de los cuadernos de Centeno. 

La declaración de Calcaterra, que curiosamente no estuvo entre los primeros detenidos del caso a pesar de que pesan sobre él las mismas sospechas que sobre el resto de los empresarios investigados, apunta a darle veracidad al minucioso relato del ex chofer. Su versión coincide con la del número 2 de Iecsa, Javier Sánchez Caballero. 

Según los hombres cercanos al presidente Macri, y ahora arrepentidos y libres gracias a esa condición, ellos no pagaron coimas para conseguir obras o poner sobreprecios sino que fueron presionados para aportar a las campañas electorales. Es decir que fueron victimas de una extorsión del kirchnerismo. 

El periodista Tenembaum escribe una nota en el portal Infobae bajo el titulo: “Cuadernos: el riesgo de que todo termine en un papelón”. En ella habla del hecho histórico de que “tres empresarios de primera línea, muy vinculados al gobierno nacional, confesaron que pagaron dinero en negro para quedarse con rentables obras públicas en los años en que la presidenta era Cristina Kirchner”. y advierte que “el papelón se produciría si esa confesión no sirviera para que paguen el castigo que la ley establece sino, al contrario, para garantizar su impunidad”.

Según la declaración de Calcaterra,  Javier Sánchez Caballero, le pagó al secretario de Baratta por orden suya entre 100.000 y 200.000 dólares para las campañas electorales de 2013 y 2015. Las fotocopias de los cuadernos hablan de pagos por 11.300.000 dólares en 12 visitas del secretario de Roberto Baratta a la empresa. Hay mucha distancia entre el dinero contabilizado por Centeno y el reconocido por el empresario. 

A simple vista, la declaración del primo de Mauricio Macri parece guionada previamente por el dúo que hace los mandados judiciales de Casa Rosada, Carlos Stornelli y Claudio Bonadio. Es al menos curioso y poco creíble que el primo del actual presidente haya aportado dinero a la campaña presidencial de Daniel Scioli, su principal adversario en ese momento. 

A partir de la situación procesal de Calcaterra, la jugada de Bonadio queda en evidencia: todos los empresarios podrían coincidir con la versión brindada por el ex dueño de Iecsa y dejar de ser cómplices de cohecho para convertirse en victimas de extorsión. En ese caso quedarían libres y toda la responsabilidad caería sobre los funcionarios kirchneristas. Esa parece ser la única finalidad de la extorsión llevada adelante con las detenciones irregulares, sin juicio y sin condena. 

“¿Puede ocurrir que esta vez el juez vuelva a recortar, reparta sanciones simbólicas a los hombres cercanos al Presidente y se ensañe solo con Cristina y los suyos?”, se pregunta Tenembaum en la nota antes mencionada. La respuesta lógica es sí. Bonadio tiene la clara misión de generar las condiciones para meter presa a Cristina, si las encuestas advierten que la ventaja que lleva camino a las elecciones del 2019 se vuelve irreversible.

(Visited 89 times, 1 visits today)
OTROS TITULOS

You may also like...