Una multitud ganó las calles de Viedma en rechazo al ajuste del gobierno nacional

Más de 12.000 personas marcharon este mediodía por las calles de Viedma en rechazo al ajuste que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri, y también para solicitarle al gobernador Weretilneck que no acompañe los recortes propuestos por Nación y que perjudican a los patagónicos. La histórica movilización fue una de las más importantes de las que se tenga memoria en la capital rionegrina. 

Los manifestantes se concentraron en las rotondas de acceso a la capital provincial para luego marchar por las calles de Viedma y terminar la movilización frente a un palco junto a la Casa de Gobierno. Allí los discursos fueron particularmente duros con el gobierno de Macri, pero también se escucharon fuertes cuestionamientos al gobierno provincial criticando la falta de oposición a las medidas que afectan a los rionegrinos.

Uno de los primeros oradores fue Sabino Kucich; el referente de la Casa del Jubilado Rionegrino (Cadejur) anunció el inicio del “patagonazo” en referencia a la masividad de la protesta. Los jubilados temen el avance del gobierno de Cambiemos sobre el 40% de zona desfavorable que perciben los que viven en la Patagonia. Además, la mayoría de ellos tienen dificultades para “llegar a fin de mes”, ante el importante aumento del costo de vida, y la quita de programas de ayuda. 

A su turno, el dirigente de ATE y secretario general de la CTA Autónoma, Rodolfo Aguiar, planteó la necesidad de un cambió de metodología en el trato con el gobierno nacional. “No podemos equivocar el camino: nuestro camino no debe ser el diálogo, sino el de la multiplicación de todas las protestas como única salida para frenar el ajuste” afirmó.

Aguiar también se refirió al gobierno de Weretilneck y cuestionó la oferta salarial realizada a los estatales rionegrinos. “Los salarios de los estatales no pueden quedar por debajo de la inflación. La contundencia que tuvo el paro también debe ser advertida por la provincia y la última oferta salarial tiene que ser mejorada”, dio en alusión a los 1.500 pesos que el gobierno puso sobre la mesa.

El dirigente de la UOCRA, Damian Miler, apeló a la triste situación que viven los trabajadores de la construcción, por la falta de empleo. Este es uno de los sectores más golpeados por la crisis generada por el gobierno de Mauricio Macri. Situación que se agrava por el recorte en la obra pública y la eliminación del Fondo Sojero. 

Desde el palco y antes miles de trabajadores, Miler le pidió al gobernador Alberto Weretilneck que “sea el primer hombre que se pare frente al gobierno nacional y le diga que no queremos más pobreza, que seguro lo vamos a acompañar”. 

Mientras tanto, el referente de la CTA de los Trabajadores, Jorge Molina, aseguró que “no le vamos a dar paz social al gobernador” y acusó a los mandatarios provinciales de ser cómplices del gobierno nacional.

También habló Gabriel Garnica, del Sindicato de Empleados de Comercio y uno de los Secretarios Generales de la CGT Zona Atlántica, para anunciar que las protestas en la calle van a  continuar. Lorena Alan, referente de la CTEP,  se sumó a las criticas al gobierno nacional y cuestionó que Weretilneck “no se haga cargo”.

Luego, Felipe Etcheverry, del centro de Estudiantes de la Universidad Nacional del Comahue, remarcó que el ajuste en las Universidades “es un plan sistemático para que los hijos de los trabajadores no accedan a la Educación Superior”. Para finalizar, el dirigente gremial Mario Riquelme leyó un documento elaborado por las centrales sindicales.

De esta manera, se cumplió la jornada de paro y movilización anunciada por las dos CTA y la CGT. La movilización fue multitudinaria y contó además con la participación de vecinos sin representación gremial que se sumaron y otros que aplaudían o tocaban bocinas en señal de aprobación al paso de la misma. El paro también tuvo un alto acatamiento en toda la provincia

(Visited 135 times, 1 visits today)
OTROS TITULOS

You may also like...