Ya son dos los intendentes radicales que no acompañan las candidaturas de Cambiemos en Río Negro

En las últimas horas dos intendentes radicales trasparentaron la decisión de acompañar las candidaturas a Diputados Nacionales de Juntos Somos Río Negro, el partido del Gobernador Alberto Weretilneck. Hugo Funes de Chimpay y Mabel Yauhar de Los Menucos son los dos jefes comunales que dieron el salto a dos semanas de las PASO. 

Funes fue categórico a la hora de pedir a quien votar: “No les pido que nos vayamos del radicalismo, no les pido que nos desafiliemos, solo les pido que reconozcamos y acompañemos a quienes nos acompañan y Alberto (Weretilneck) está acompañando fuertemente nuestra gestión”. Acto seguido, pidió votar a los candidatos de Juntos Somos Río Negro, Fabián Gatti y Mónica Balseiro.

Mientras que Mabel Yauhar, una histórica dirigente del radicalismo rionegrino, habló de destrato de parte de las autoridades de su partido y de no sentirse contenida por Cambiemos. Al igual que el Intendente de Chimpay, destacó el permanente acompañamiento del Gobierno y de Alberto Weretilneck para el crecimiento de su pueblo, razón por la cual decidió acompañar su proyecto político, sin dejar de pertenecer al radicalismo.

Weretilneck agradece los gestos. Pero no lo sorprenden. De hecho, está ocurriendo algo similar a lo que sucedió en la elección de Gobernador de 2015, en donde muchos intendentes radicales jugaron abiertamente para Juntos Somos Río Negro, y la lista 3 del radicalismo apenas superó el 3% de los votos. 

La apuesta del gobierno provincial vuelve a ser mas o menos la misma, aunque ahora tiene además un condimento especial. La determinación de la dirigencia de Cambiemos de potenciar una derrota de su candidata, Lorena Matzen. Lo sabe el grueso de la dirigencia radical. No es casual el gesto de generosidad del PRO con el radicalismo rionegrino y el apuro por “bajar” la candidatura de un hombre más conocido y con mayores chances de hacer una elección aceptable: el Intendente Nelson Irribarren.

Dentro de muchos dirigentes radicales a nivel nacional crece la sospecha de que el PRO pretende apropiarse de la estructura nacional del radicalismo para consolidar un proyecto propio, para luego descartar a sus momentáneos aliados. Se dice que en cada cuadra de cada pueblo de la Argentina hay un radical. Algo que no tiene el partido de Mauricio Macri.  De esto se discute puertas adentro de mas de un Comité. 

En muy pocas provincias el PRO le cedió al radicalismo los lugares con posibilidades de ingresar al Congreso. En Río Negro, les dio el primer lugar de una elección que saben perdida, pero además apuestan a que la derrota sea significativa. Después de octubre podrán decirle a sus socios radicales de la provincia: “les dimos el primer lugar e hicieron un papelón, ahora construiremos nosotros”. Es decir que sobre la derrota radical, o las cenizas del radicalismo, el PRO rionegrino aspira a comenzar su existencia real.

Lo saben los intendentes radicales, por eso algunos empiezan a transparentar lo que la mayoría hará en las elecciones de este año. Y lo sabe el gobierno de Weretilneck, que espera con los brazos abiertos los votos que le aporta la maniobra del PRO para sacarse de encima a los dirigentes de su socio eventual.

Matzen tiene por delante una elección muy difícil. Seguramente estará muy por encima del resultado logrado por el radicalismo en el 2015, pero debe sentir la sensación de que la van dejando sola. Tal vez no logró ver la estrategia diseñada desde Buenos Aires. Y, por ahora, el gran beneficiado volverá a ser el partido del Gobernador; por eso algunos de sus dirigentes salieron a mostrarse más cercanos al macrismo. Las declaraciones de Arabela Carreras y Matias Rulli por el caso De Vido no son fruto de la casualidad. 

 

 
(Visited 321 times, 1 visits today)
OTROS TITULOS

You may also like...